Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona. +info

 

Hace años, la diferenciación entre los equipos que usábamos para trabajar y los que dedicábamos a un uso personal era muy clara y radical. Entonces, los dispositivos profesionales (teléfonos, portátiles o equipos de sobremesa) eran más potentes que los dedicados al mercado residencial. Además, los de empresa venían “cargados” con aplicaciones corporativas y configurados de un modo muy específico para conectarse a sus redes, al tiempo que era importante evitar que un uso personal fuera una puerta abierta a virus.

A medida que los dispositivos para el hogar han ido mejorando tanto en prestaciones como fiabilidad o robustez y las aplicaciones corporativas han migrado hacia servicios cloud, el BYOD o “Bring Your Own Device” ha ido ganando terreno, hasta tal punto que la frontera entre los que usamos para trabajar y los que empleamos en nuestra dimensión personal o familiar se reduce en no pocas ocasiones a un mero cambio de app.

Un único dispositivo, dos identidades

Actualmente, ya no usamos el término BYOW. Se ha asumido como algo natural que los smartphones, tabletas, portátiles o equipos de sobremesa se usen indistintamente para el trabajo y para el ocio. Eso sí, una premisa fundamental para que esta duplicidad de identidades funcione es que el dispositivo en cuestión sea solvente en cuanto a rendimiento, robustez y fiabilidad.

De todos los aparatos que podemos usar tanto en el trabajo como en nuestro día a día cotidiano, el rey de la duplicidad de identidades es el smartphone. Los teléfonos móviles se han convertido en herramientas imprescindibles capaces de abordar tareas que, hasta hace solo dos o tres generaciones tecnológicas, eran patrimonio exclusivo de un ordenador portátil o de sobremesa.

Caso práctico: Samsung S21 Ultra 5G

Uno de los terminales que mejor encajan en un escenario de duplicidad de identidad es el Samsung Galaxy S21 Ultra 5G. Además de su tecnología puntera en todos los apartados que conforman un smartphone (pantalla, SoC, conectividad, batería, diseño industrial, cámaras), cuenta con tecnologías que solo encontramos en este terminal (u otros de Samsung), como la compatibilidad con el puntero digital S-Pen o la modalidad de uso DeX, que prácticamente convierte al Galaxy S21 Ultra 5G en un ordenador personal.

De este modo, cumple con uno de los requisitos que mencionábamos al principio: ofrecer un rendimiento elevado, así como exhibir una fiabilidad y robustez adecuadas para mantener una productividad alineada con los objetivos y métricas de la empresa o de un uso profesional.

La identidad profesional: ordenador, tableta, cámara y móvil todo en uno

En la identidad profesional, terminales como los Galaxy S21, en general, y el Samsung Galaxy S21 Ultra 5G, en particular, ofrecen a los profesionales la oportunidad de maximizar la productividad gracias a la continuidad en la experiencia de uso de aplicaciones entre el portátil, el equipo de sobremesa y el móvil. Los Samsung Galaxy S21 integran de forma nativa aplicaciones como Office, OneDrive, LinkedIn y Outlook. De este modo, podremos crear flujos de trabajo ágiles en los que usaremos el smartphone para realizar tareas que posteriormente (o mientras tanto) será posible completar también con un equipo PC.

En este sentido, los Galaxy S21 cuentan con la opción Conexión a Windows, que integra la funcionalidad Windows con la de Android de un modo totalmente fluido. ¿El resultado? Podemos acceder a las apps del móvil desde el escritorio de Windows para trabajar con ellas desde la interfaz de nuestro ordenador.

DeX es una de las tecnologías exclusivas de Samsung que también contribuyen a que la productividad de estos terminales sea una de las cualidades más apreciadas por los usuarios profesionales. Al contrario de lo que hace la integración con Windows, donde la interfaz de usuario es la de Android del teléfono pero en la pantalla del PC, DeX permite activar una interfaz de usuario de tipo escritorio completo, con gestión de ventanas y experiencia de uso similar a la de Windows, pero con todo el peso del procesamiento en el terminal Galaxy S21 Ultra.

Así, podemos usar la pantalla de nuestro PC o portátil Windows o Mac como pantalla (y teclado y ratón) para trabajar directamente sobre el terminal en modo DeX (top). Y también podremos utilizar una pantalla Miracast para trabajar en este modo, excelente para aprovechar las bondades del procesador Samsung Exynos 2100, con un rendimiento similar o mejor al de muchos equipos PC del momento. DeX funciona tanto mediante conexión con cable como inalámbricamente usando WiFi.

La productividad en múltiples pantallas es un apartado que Samsung ha pulido con el paso de los años hasta llegar a un grado de completitud excepcional con los Galaxy S21 5G. El modelo S21 Ultra 5G es el que ofrece la mejor experiencia de pantalla en el propio dispositivo.

Las funcionalidades de las cámaras también encuentran aplicaciones profesionales. Especialmente, en el Modo Director, en el que podremos usar la cámara frontal y las cámaras traseras simultáneamente para crear vídeos perfectos para aplicaciones como la creación de tutoriales, visitas guiadas o contenidos para empresas que se dediquen al mercado inmobiliario, siendo una forma perfecta de enseñar una casa o una propiedad.

La seguridad es otro punto fuerte de los terminales Galaxy S21. Con la tecnología Knox, abordan todo lo relacionado con gestión de contraseñas, biometría, la seguridad de carpetas privadas protegidas por nuestras credenciales personales e, incluso, la de nuestras conexiones WiFi a través de un servicio opcional de securización de las conexiones. Esta gestión de la seguridad es esencial para la empresa. Los Galaxy S21 5G llevan un procesador específico para la gestión de la seguridad (eSE) y Knox Vault.

Gracias a esta seguridad, se facilita también que estos terminales puedan usarse como dispositivos personales al separar las identidades corporativa y personal de un modo seguro y efectivo.

Además, Samsung cuenta con soluciones específicas para las empresas, que complementan a sus dispositivos con una suite de gestión de los terminales.

El S-Pen, compatible con los terminales Galaxy S21 Ultra 5G, es otro de los elementos diferenciales de Samsung para la productividad: su uso permite realizar anotaciones, correcciones o crear bocetos directamente sobre la pantalla del terminal en aplicaciones de productividad. Podemos firmar digitalmente documentos o convertir la letra manuscrita en texto digital.

La identidad personal: pantalla de cine, consola, redes sociales y ocio

Además de la identidad profesional, los terminales Galaxy S21 ofrecen una experiencia de ocio y productividad personal muy completa. Por ejemplo, el modelo S21 Ultra 5G cuenta con una excelente pantalla para el uso como consola de videojuegos. No solo hablamos de juegos Android, sino también de títulos en la nube, como los que podemos jugar a través de Xbox Gamepass. Esta identidad como consola se refuerza con el extraordinario hardware, que permite que los juegos funcionen a tasas de frames muy altas.

La pantalla también es perfecta para consumir contenidos en streaming, en cualquiera de las plataformas disponibles para ello. La fidelidad de color, el contraste o el brillo, así como la compatibilidad con HDR son cualidades que permiten disfrutar de contenidos multimedia sin fisuras.

Las cámaras de los Galaxy S21 5G, y especialmente las del Galaxy S21 5G Ultra, son perfectas para convertir al terminal en una cámara de fotos y de vídeo. Con el repertorio de focales del S21 Ultra 5G, tenemos desde ultra gran angular hasta zoom 10x óptico, pasando por 3x óptico y una cámara principal de 108 Mpx, más la selfi de 40 Mpx.

Con estas cámaras, podremos hacer fotos y vídeos hasta 8K tanto para compartir con nuestros colegas y familiares como para compartir en redes sociales. Sus posibilidades son espectaculares, como se puede comprobar viendo el último videoclip de Aron Piper, grabado únicamente con las cámaras del Samsung Galaxy S21 Ultra 5G (aquí podéis ver cómo se rodó)?

Además, las herramientas de edición en el propio terminal hacen posible que prescindamos de los ordenadores para editar vídeo y fotos. El uso del S-Pen en el modelo Ultra 5G es especialmente conveniente para mejorar la precisión en la edición.

El uso de aplicaciones de gestión personal, como las de banca online, pagos con el móvil, compra de entradas, e-commerce, compraventa de productos de segunda mano, gestión y planificación de viajes o redes sociales y mensajería es totalmente fluido y ágil en un terminal como el Galaxy S21 Ultra 5G, al tiempo que sigue siendo una herramienta de productividad segura y fiable.

Navaja suiza de productividad y ocio

En resumidas cuentas, un terminal como el Galaxy S21 Ultra 5G es una auténtica navaja suiza para la productividad y el ocio personal. Su potencia permite abordar actividades profesionales con más solvencia que muchos equipos portátiles o de sobremesa, con la ventaja de la seguridad integrada, el hardware vitaminado de sus cámaras o la compatibilidad con el S-Pen, así como con el comodín de la seguridad a través de Knox, compatible con herramientas de gestión empresarial MDM.

El uso como dispositivo personal no interfiere con el uso profesional. Tenemos almacenamiento de sobra, así como herramientas para duplicar identidades y separar el espacio de trabajo del espacio de ocio. Y el rendimiento no es un problema gracias al SoC Exynos 2100 más comunicaciones 5G o Wi-Fi 6E.

La calidad de la pantalla, el diseño industrial y la robustez son otros elementos que permiten que usemos este dispositivo en todos los escenarios posibles, sin que tengamos que preocuparnos por su integridad más allá de lo que dicte el sentido común, por supuesto. En conjunto, el trabajo de Samsung haciendo de los Galaxy S21 5G unos dispositivos todoterreno es bueno y solvente. Merece la pena probarlo.

Imágenes: Samsung