Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona. +info

 

Las tecnologías que intervienen en el desarrollo de los terminales móviles están evolucionando a un ritmo más acelerado que en otros segmentos, lo cual contribuye a que los fabricantes tengan que “ponerse las pilas” para ofrecer, generación tras generación, dispositivos a la altura de las necesidades y exigencias de los usuarios.

Sus demandas, por ejemplo, son las que llevan a firmas como Samsung a doblar sus esfuerzos en campos como la fotografía y el vídeo. Y es que las posibilidades que brinde un teléfono frente a otro pueden decantar la balanza a la hora de comprar. ¿Qué aficionado o profesional del vídeo no se asombra al ver el último videoclip de Aron Piper, grabado únicamente con las cámaras del Samsung Galaxy S21 Ultra 5G (aquí podéis ver cómo se rodó)?

La gama alta es el escenario de la innovación

Donde los fabricantes se “la juegan” cuando desarrollan nuevos terminales es en la gama alta. Es aquella que engloba las tecnologías más innovadoras, solventes y exclusivas tanto en diseño industrial, como en cámaras, pantalla, comunicaciones o procesador. Samsung lleva ofreciendo terminales en esta gama alta desde sus primeros Samsung Galaxy S, a los que hay que sumar ahora los Galaxy Z Fold y Galaxy Z Flip.

Los nuevos modelos Galaxy S21 son los más recientes abanderados de la innovación y desarrollo tecnológico de Samsung en el campo de la telefonía móvil. Esta nueva generación trae cambios significativos en los aspectos más relevantes que caracterizan a los smartphones actuales: cámara, procesador (el SoC) o diseño industrial son aspectos que la compañía ha puesto al día.

Samsung cuenta con una ventaja competitiva frente a otras propuestas: la capacidad para desarrollar y fabricar gran parte de los componentes que integran sus smartphones, como la pantalla, los sensores de las cámaras o el SoC

Además, ha estructurado esta serie diferenciando los terminales de las gamas alta, muy alta y prémium de un modo progresivo y respetando aquellos elementos más relevantes para la identidad de una gama como el SoC o la funcionalidad esencial de las cámaras, aun a pesar de que en el modelo S21 Ultra 5G tengamos un mejor repertorio de ópticas.

Mucho desarrollo propio

En esta generación, Samsung ha potenciado un aspecto sumamente diferenciador que, además, es una ventaja competitiva importante frente a otras propuestas. Ese aspecto es la capacidad propia para desarrollar y fabricar gran parte de los componentes que integran un smartphone. Concretamente, en los Galaxy S21 tenemos desde la pantalla hasta la memoria, pasando por elementos como alguno de los sensores de las cámaras y el propio SoC (el procesador). Todos estos componentes están diseñados y/o fabricados por Samsung.

 

Además, en esta generación, componentes como el SoC Exynos 2100 superan en algunos aspectos al otro SoC empleado en la versión de EE.UU. y China de los Galaxy S21, el Snapdragon 888. Por no hablar del sensor de la cámara principal del S21 Ultra 5G, un sensor ISOCELL HM3 de 108 Mpx de Samsung, o la propia pantalla de los tres terminales, con su tecnología Dynamic AMOLED con brillos de entre 1.300 nits y 1.500 nits o tasa de refresco de hasta 120 Hz.

Diseño industrial renovado

Samsung ha cambiado la estética de la familia S21, renovando la parte donde se encuentran las cámaras traseras, mientras mantiene las líneas de la familia en los tres modelos S21 5G, S21+ 5G y S21 Ultra 5G. El cristal es Gorilla Glass Victus en todos los casos, salvo la parte trasera del S21 5G que es de policarbonato, en vez de aluminio y cristal como sucede en los S21+ 5G y S21 Ultra 5G.

El cristal Victus es el más resistente de Corning, todo sea dicho. La pantalla va de las 6,2’’ del S21 5G a las 6,8’’ del Ultra 5G pasando por las 6,7’’ del S21+ 5G, ofreciendo una variedad de tamaños interesante para quienes buscan tanto terminales grandes como pequeños o medianos. La resolución es mayor en el Ultra, eso sí, y en este modelo se añade la compatibilidad con los S-Pen, pero en los tres se mantienen aspectos como HDR10+ o un elevado brillo, así como la tasa de refresco de 120Hz con ajuste dinámico.

Aspectos como la certificación IP68 acompaña a los tres modelos. Las pantallas en los S21 5G y S21+ 5G son planas, dejando una ligera curvatura para el modelo S21 Ultra 5G.

Cámaras buenas y versátiles

Las cámaras son uno de los elementos más importantes en un móvil, sino el que más, para hacer que un comprador se decante por uno u otro. En los terminales de gama alta, además, los usuarios van buscando muchas veces un determinado conjunto de ópticas, en vez de acomodarse al que venga con los modelos de gama media o baja, donde priman más aspectos como el presupuesto del que dispongamos.

Samsung ha trabajado estos últimos años para dar con la combinación óptima de tecnologías y ópticas en sus smartphones. El S21 5G Ultra es el más ambicioso, con nada menos que cuatro cámaras: ultra gran angular / macro de 12 Mpx, gran angular de 108 Mpx, tele 3x óptico de 10 Mpx y tele 10x óptico Space Zoom de 10 Mpx y digital hasta 100x con función de bloqueo de zoom para estabilizar mejor las tomas. Los S21 5G y S21+ 5G tienen el mismo ultra gran angular de 12 Mpx, más gran angular de 12 Mpx y tele híbrido hasta 3x de 64 Mpx. La cámara selfi en el Ultra es de 40 Mpx y en los otros dos, de 10 Mpx.

El Galaxy S21 Ultra 5G es uno de los pocos terminales del mercado que cuenta con un zoom óptico 10x. Denominado Space Zoom, es un paso más frente al zoom 10x del Galaxy S20 Ultra, con una mejor estabilización y un mejor bloqueo de zoom cuando nos vamos por encima de 10x hasta los 100 aumentos.

La potencia de procesamiento de imagen de la familia S21 se deja ver en el perfeccionamiento de los modos de captura de fotos y vídeos. Por ejemplo, con la Captura Única o el Modo Director para la grabación de vídeo, que se mantienen en todos los modelos a pesar de tener diferente hardware. La Captura Única registra tanto vídeos como múltiples tomas con efectos de procesado diferentes durante un periodo de tiempo seleccionable de hasta 15 segundos.

El Modo Director permite capturar vídeo simultáneamente tanto desde las cámaras traseras como desde la frontal. Podemos configurar diferentes modos de superposición de las distintas lentes, con la posibilidad de cambiar entre el ultra gran angular, el angular o los tele mientras grabamos los vídeos en este este modo.

En cuanto al vídeo, además de beneficiarnos de la posibilidad de tener diferentes ópticas donde elegir, todos los S21 capturan vídeos hasta 8K a 24 fps con la interesante opción de extraer fotogramas de 32 Mpx a partir de los vídeos grabados a esa resolución.

Rendimiento Exynos

El SoC de los Galaxy S21 es el Exynos 2100. En EE.UU. y China tenemos como SoC al Snapdragon 888, pero en Europa el Exynos 2100, desarrollado por la propia Samsung, es el encargado de “hacer latir” al terminal. Su rendimiento está al mismo nivel e incluso por encima del SoC de Qualcomm en la parte de CPU. Viene con módem 5G integrado en el SoC, un aspecto importante de cara a maximizar la eficiencia energética.

 

Es un diseño propio “in house” de Samsung que mejora notablemente los resultados obtenidos con SoCs de generaciones anteriores, como el Exynos 990 de los Galaxy S20, y permite a la compañía presumir de una excelente tecnología en el campo del diseño de chips. Además, es una contribución importante de cara a consolidar una posición de liderazgo frente a fabricantes que dependen de la tecnología de terceros para fabricar sus terminales.

La agilidad de los S21 será mayor que la de muchos portátiles, por lo que, conectándonos mediante el modo DeX y sin cables (o con uno USB), podremos usar el teclado y la pantalla del portátil y la potencia del móvil con su SoC Exynos 2100

Este rendimiento encaja a la perfección con el modo DeX (de DeXtop), que en la familia S21 se convierte en una extensión natural de la forma de interactuar con el terminal. Ahora, Dex puede usarse incluso con una conexión WiFi en equipos Mac o Windows como si se tratase de una conexión remota al terminal. La agilidad de los S21 será mayor que la de muchos portátiles, por lo que, conectándonos mediante DeX y sin cables (o con un cable USB), podremos usar el teclado y la pantalla del portátil y la potencia del móvil con su SoC Exynos 2100.

S-Pen, la convergencia como elemento diferenciador

En los Galaxy S21 se ha dado un interesante fenómeno de convergencia tecnológica: los S-Pen son compatibles con el modelo S21 Ultra 5G. Tras años en los que Samsung ha estado perfeccionando la tecnología de este periférico, la ha llevado a los S21 Ultra 5G como opción.

Además, Samsung ha potenciado tanto la dimensión profesional como la del ocio para usuarios domésticos. Así, con el S-Pen, es posible crear efectos muy divertidos sobre fotos o vídeos para compartir en redes sociales o mensajería, por ejemplo.

Es lógico si pensamos que es el modelo con mayor tamaño de pantalla (6,8’’) y mayor densidad de píxeles, lo cual hace que el aprovechamiento del S-Pen sea óptimo. Además de ser un valor añadido importante para los usuarios más creativos y que aprecien la funcionalidad de un Pen digital para, por ejemplo, tomar notas a mano o dibujar bocetos o elementos de diseño gráfico o ilustración, es un elemento diferenciador importante. Ningún otro fabricante ofrece una tecnología similar, ni mucho menos una funcionalidad tan versátil en sus smartphones.

La integración del S-Pen es perfecta en la parte de la tecnología y la interacción con el S21 Ultra 5G tanto en lo que respecta a la pantalla con tecnología Wacom como en software. Aplicaciones como Pen.Up de Samsung son perfectas para aprender a manejarlo o incluso a dibujar. La app de Notas es ágil y fácil de usar. Y otras como SketchBook de Autodesk ofrecen funciones avanzadas para el diseño gráfico y la ilustración.

Es cierto que no hay un espacio en la carcasa del S21 Ultra 5G para guardarlo, pero sí hay fundas específicas para hacerlo convenientemente, al tiempo que se añade un plus de protección para el propio terminal.

Interfaz de usuario a la medida de los S21: One UI y Bixby

Samsung también ofrece tecnologías propias en la parte del software. La interfaz One UI se sitúa sobre Android 11 para ofrecer funcionalidades óptimas para los nuevos smartphones. Los contenidos Edge, por ejemplo, añaden accesos directos a apps, herramientas o ajustes sin más que deslizar el dedo desde el lateral.

Bixby, por su parte, es un asistente propio de Samsung en el que encontramos tanto las funciones propias de estos (realizar búsquedas o acceder a apps o ajustes), como funcionalidades avanzadas para el control del terminal, de cara a usarlo mediante la voz o para automatizar su uso.

Una familia completa y para todos los públicos


Dentro de la categoría de terminales de gama alta, muy alta y ultra, Samsung ha modelado una familia S21 muy bien dimensionada y progresiva, desde precios cercanos a la gama media alta hasta los más altos al alcance de presupuestos más exigentes.

Esta firma ha mantenido las tecnologías y funcionalidades esenciales en todos los móviles S21, por lo que no tendremos que renunciar a aspectos como el rendimiento, la durabilidad o las habilidades fotográficas avanzadas aunque optemos por el modelo S21. A medida que avanzamos en la gama, obtendremos elementos adicionales en los S21+ 5G hasta llegar al S21 Ultra 5G, que, básicamente, lo tienen todo en lo que respecta a tecnologías y funcionalidades para un smartphone en el tiempo actual.

En suma, una familia de smartphones completa y solvente, con una inteligente y honesta diferenciación tanto dentro de la propia familia como en su categoría en el exigente mercado de la telefonía móvil.