Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona. +info

 

Los asistentes de voz como el de Google, Amazon (Alexa), Microsoft (Cortana) o Apple (Siri) ya no sorprenden a nadie. Vinieron para quedarse, aunque, desde hace algún tiempo, parecen haberse estancado en cierta medida. Los usamos para tareas cotidianas, como preguntar por el tiempo que va a hacer o para encender o apagar algún dispositivo conectado. Y en los móviles también los empleamos en algunos casos, especialmente cuando usamos los auriculares y queremos hacer una consulta sobre algún tema o incluso para lanzar aplicaciones, cambiar de canción o hacer una llamada.

Samsung, por su lado, ha desarrollado su propio asistente de un modo discreto y sin hacer mucho ruido, hasta convertirlo en un completo mayordomo a nuestro servicio para interactuar con nuestro dispositivo móvil, por ejemplo los modelos de la familia Samsung Galaxy S21 5G. El ingrediente secreto de Bixby es (spoiler) su magnífica integración con el hardware. Con Bixby podemos llegar donde otros asistentes genéricos no pueden.

Bixby funciona como cualquier asistente, pero mejor

Samsung ha integrado las funciones habituales de cualquier asistente en Bixby, por supuesto. Podemos usar la voz o la interfaz en pantalla. Ambos modos de uso son especialmente interesantes. Podría parecer que el asistente en pantalla es redundante y que podemos hacer lo mismo utilizando los menús de aplicaciones y la interfaz táctil, pero la realidad es que podemos ahorrar mucho tiempo si elegimos la interfaz en pantalla de Bixby.

La interfaz de voz es especialmente interesante cuando no tenemos el móvil al lado o cuando lo tenemos guardado en la mochila o un bolsillo mientras usamos unos auriculares (preferiblemente inalámbricos de tipo True Wireless). En ambos casos, tanto con la interfaz táctil como la de voz, lo que diferencia a Bixby de otros asistentes es la integración con el hardware, y con las aplicaciones instaladas. En muchos casos, podremos “entrar” en las aplicaciones directamente para conseguir lo que queremos o necesitemos sin tener que pasar por el proceso de abrirlas, navegar menús y llegar adonde queremos.

Esta integración se lleva a cabo mediante las llamadas “Cápsulas”. En la configuración de Bixby podemos ver las que hay disponibles, lo que nos da una pista sobre qué apps son las que permiten que “entremos” en ellas a través de este asistente. Bixbe puede activarse tanto a través de la voz (“Hi Bixby”) como mediante la pulsación larga del botón de encendido. Podemos cambiar esos ajustes, por supuesto.

Búsquedas en Internet y en apps

Tal cual viene con el móvil, Bixby permite interactuar con infinidad de servicios y aplicaciones. No necesariamente tenemos que saber qué apps o servicios usa. De hecho, parece que ha ido integrándose con diferentes plataformas de contenidos para extender su funcionalidad. En el caso de que no haya ninguna aplicación específica para lo que busquemos o para lo que queramos hacer, Bixby nos dirigirá a la búsqueda en Internet.

A través de él, podemos buscar también contenidos más específicos en los que entran en juego apps instaladas, como los de música en Spotify o identificar canciones que estén sonando. También es posible hacer lo propio con contenidos en Netflix. En HBO, las búsquedas no son tan refinadas como en Netflix, donde la app se abre con elementos de búsqueda relativos a nuestra petición, pero sí que abre la aplicación. Otros como Filmin o Amazon Prime Video no están tan bien integrados. Si la app no estuviese instalada, Bixby nos pide que lo hagamos o que nos autentiquemos con nuestras credenciales de uso.

Reproductor multimedia todoterreno

Cuando se trata de contenidos multimedia, Bixby se aprovecha especialmente de Spotify como fuente de audios, ya sean de música o de podcasts. Los podcasts están integrados también en Spotify, por lo que podremos cubrir gran parte de nuestras necesidades con esta app.

Si queremos redirigir la petición a otras plataformas, como YouTube, solo tenemos que decirlo: “Hi Bixby, quiero escuchar canciones de Madonna en YouTube” nos lleva hasta allí. Lo mismo para vídeo en Netflix, aunque en HBO, de nuevo, solo podemos abrir la aplicación.

La clave para entender este comportamiento está en que no hay Cápsula para HBO. De todos modos, tenemos las plataformas de contenidos mayoritarias “encapsuladas” en Bixby. También tenemos emisoras de radio, todo sea dicho.

Automatización: mejor con rutinas

Las Rutinas de Bixby permiten definir grupos de acciones que se inician de forma manual bajo demanda o automática ante ciertos eventos, que pueden ir desde viajar a alcanzar un determinado nivel de batería o que entre una llamada, entre otros muchos “disparadores”.

Las acciones pueden elegirse de entre un repertorio extenso de posibilidades, ya sean acciones del sistema como apertura de apps o de acciones dentro de algunas de las apps compatibles con ellas. Hay algunas predefinidas, pero podemos crearlas nosotros.

Enseñando vocabulario nuevo a Bixby: comandos rápidos

También podemos definir comandos rápidos, cuyo objetivo es permitir acelerar algunas acciones de Bixby. Por ejemplo, es posible definir una acción rápida llamada “cara” que haga una foto con la cámara trasera en modo retrato. Cuando activamos Bixby y decimos “cara”, se ejecuta esta acción.

De este modo, podemos ahorrar mucho tiempo, además de hacer que el asistente sea realmente “nuestro” y a la medida de nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos definir un comando rápido llamado “edificios” que ejecute la acción “busca todas las fotos de edificios en la galería de fotos”.  Con solo decir “edificios” en Bixby (o escribirlo), se lanzará ese comando rápido.

Notas, traducciones, recordatorios y calendario: mejor si lo decimos

Con Bixby es posible verbalizar tareas que se prestan especialmente a que sean dichas. Por ejemplo, podemos añadir notas en Samsung Notes, o crear eventos de calendario, así como pedir a Bixby que traduzca frases o palabras diciéndolo de viva voz o escribiéndolo o usando Bixby Vision. O directamente preguntar “¿Cómo se dice tal o cual palabra en tal o cual idioma?”

También podemos usar la cámara a través de Bixby Vision para obtener detalles de lo que aparece delante del móvil. Sí, los recordatorios también son fáciles de activar: “Hi Bixby, recuérdame que he dejado la bicicleta delante de la panadería”.  Y ya tenemos el recordatorio.

Cambio de configuración: adiós menús

Con Bixby también es fácil cambiar la configuración del dispositivo mediante la voz o escribiendo lo que queremos cambiar sin necesidad de entrar en tediosos menús. También podemos pedirle que abra menús de configuración concretos en un momento dado. En los terminales actuales, donde las opciones se cuentan por centenares, este tipo de facilidades y ayudas son de agradecer.

Con la voz podemos ir directos al grano de lo que queremos hacer, o incluso crear un comando rápido para ajustes que modifiquemos con asiduidad, o una rutina para que se activen algunos ajustes según la hora o el lugar donde estemos o los dispositivos que conectemos.

Controla otros dispositivos conectados

Samsung SmartThings es la plataforma de dispositivos conectados de Samsung para Smart Home. A través de Bixby podemos encenderlos, apagarlos, subir volumen, abrir aplicaciones, crear acciones automáticas, cambiar el modo de funcionamiento de diferentes aparatos, etcétera.

Lo que podemos hacer dependerá de si se trata de una lavadora, un frigorífico, un smartwatch, un sistema de aire acondicionado o un televisor, pero el control está ahí, a través de la voz (o el teclado).

Accesibilidad: mejor con voz

En los casos en los que tengamos algún tipo de discapacidad o minusvalía, Bixby llega a un nivel de facilidad de uso tal que supera muchas barreras de interacción entre usuarios con algún tipo de impedimento para el uso de la interacción “habitual” basada en la tactilidad, sobre todo.

El uso de la voz alcanza en él una notable funcionalidad, yendo donde otros asistentes no llegan gracias a la integración con el hardware de los smartphones de Samsung, con funcionalidades muy bien integradas con terminales como los Galaxy S21 5G, diferenciándose de los asistentes habituales.

Con Bixby podremos usar muchas de las funciones del teléfono valiéndonos de la voz como medio de interacción. Bixby Vision permite desde leer lo que hay en la pantalla que se corresponda con texto, hasta identificar objetos o incluso describir las escenas usando la cámara para ello. No siempre acierta, pero es una funcionalidad muy interesante para personas con visión reducida o invidentes.

También podemos dictar

Otra utilidad de Bixby es la del dictado de voz. Cuando tenemos abierto el teclado para escribir, por ejemplo, un correo, podemos pulsar el botón de activación de Bixby para empezar a dictar. Es una función muy interesante que nos ahorrará bastante tiempo en la redacción de correos, documentos, notas rápidas, notas de “voz” que son también de texto, etcétera.

Es un efecto colateral muy interesante del trabajo que ha hecho Samsung con Bixby en el apartado de reconocimiento de voz.

Todo el historial de Bixby a la vista

Si queremos repasar todo el historial de Bixby, lo tendremos a la vista en una de las opciones del panel de control del asistente. De este modo, podremos reutilizar acciones que repitamos con frecuencia o evaluar la posibilidad de convertirlas en comandos rápidos.

Bixby aprende, todo sea dicho. Si decimos algo y no lo entiende bien, podemos decírselo para que se adapte a nuestra forma de hablar y expresarnos. El reconocimiento de voz tal cual viene funciona bien, pero se puede optimizar.

Una forma ágil y útil de interacción con el teléfono

Samsung ha conseguido hacer de Bixby una forma de interacción muy interesante y útil para los terminales Galaxy S21 5G en concreto y para su ecosistema de dispositivos conectados en general. La integración profunda con el hardware y la extensión a otras funcionalidades mediante las Cápsulas hacen que podamos acceder a un buen número de aplicaciones y servicios directamente a través de la voz sin tener que pasar por tediosos menús.

Bixby permite “ir al grano” usando comandos que incluso podremos definir nosotros a modo de atajos de teclado. Y la función de dictado tampoco podemos olvidarla: es una forma de ahorrar tiempo cuando tenemos que redactar mensajes, correos o notas.

Y también te puede contar chistes, aunque no podemos prometer que sean buenos…

Imágenes: Samsung y capturas desde un terminal Samsung S21 Ultra 5G